LOS SONIDOS DEL BOSQUE


duo2

(Festival de Foklore de Buenos Aires, FIFBA, La Plata 11, 12 y 13 de Oct. / Crónica, mis días en el festival) Llegar al bosque y escuchar los sonidos potentes de la saya, fue lo primero que nos pasó. El cantante de Coroico, de una melena larga negra azabache sostenía el micrófono con la yema de los dedos y decía “que suene” típico aliento jujeño a su banda. La harina apareció pronto por los aires que se mezclaban con papelitos de colores, la gente, bailando y saltando con una alegría extrema y ropas coloridas. Un enganchado de temas fiesteros fue lo que siguió. “One, two, three, four” la forma de separar uno de otro. Ya hacía un poco de frío y Peteco aguardaba empezar en el espacio de al lado, que le decían “El fogón”, donde grandes artistas se acercaban como nunca a su público. Con la frase “Vengo de un mundo marrón” ya se sentía como en casa, haberse plantado realmente en medio de la naturaleza, después de trabajos, estudios, colectivos y bocinas. Homero, su hijo, ya está lejos de ser un chico bajito tapado por el bombo, en los grandes recitales. Con pantalones llamativos y una voz bella y particular, de similar estatura que su papá, estaba plantado, cantando a la par. Unas horas después seguíamos ahí, ya en el escenario principal, llamado “Panorama”, porque la vista era realmente amplia y la apertura, un abanico de tierra y pasto donde mucha gente, el primer día, estaba allí, apostada frente al escenario. Teresa Parodi subió con su guitarra sin armazón aparente, solo unas líneas negras que daban forma al instrumento y unos lentes haciendo juego. Pedro Canoero, fue una de las canciones que eligió primero. No faltó “Esa musiquita” y tampoco alguna más inusual en ella como Cielo arriba. Luciano Pereyra llegó más tarde, con perfume fuerte y zapatos con un taco que plantaba con pasos marcados, cada vez que tocaba un tema movido. Pero también hizo canciones lentas, con guitarra y una banqueta. No dejó de tocar “Solo le pido a Dios” tema que a lo largo de su carrera le dio mucha fe. Un día terminó. Temprano empezó otro. Las hamacas paraguayas invitaban a una breve siesta, y en el fogón los fuegos empezaron a arder con los primeros rayos de sol y músicas que arrancaban la fiesta. La poesía fue extrema cuando apareció Fernando Cabrera. Muchos lo esperaban. Su público de Argentina, escuchaba a este uruguayo y se sabía sus letras, que tenían muchas frases potentes y simples a la vez. Alguna canción también estaba armada con frases de amigos y propios aportes, cotidianos. La noche se hizo y en el escenario principal empezó Dúo Coplanacu, luego de que estuvieran compartiendo entrevistas y sonidos de bombo con los periodistas, antes habían estado Los Manseros, y después también estuvieron, ya que ambos conjuntos se batieron a duelo, pero ninguno ganó y ninguno perdió, el público estaba con lo más tradicional del folklore que representaban Los Manseros y con la interpretación cálida del dúo. Dancing Mood llegó para romper en el centro del ritmo, los sonidos eran otros, diversos temas conocidos y las trompetas explotaban en la gente que hacía el pogo. El tercer día llegó y Luna Monti, con Juan Quinteros, le agregaron calidez a una tarde donde el mate no faltaba en ningún grupo de amigos platenses, muchos de ellos. La belleza del tema “Chaleco” nos llegó a todos, por su simpleza y la voz de Luna, cálida como el sol. Luego, en el mismo espacio, apareció después de un rato, Dúo Orozco Barrientos, pidieron vino, y cómo no llegaba en el momento, lo que llegaron fueron los chistes, y una tonada dedicada a la bebida preferida por los folkloristas, el vino. La velada fue con muchas risas y la coronó “Celador de los sueños” ovacionados, se retiraron del fogón. Eran las últimas horas del festival y Metabombo, con sus numerosos integrantes, coparon el escenario Panorama, y algunos Carabajal también, con polleras negras pusieron calor con sus voces de provincia. Hilda Lizarazu cantó unos temas, como “mañanas campestres” tan querida por todos nosotros. Arbolito cerró la fiesta, con todo lo que implicó un gran cierre, muchos temas, y la flauta estrella de esa especie de rock folklórico. Tocaron su tema reciente “Volver”, eso es lo que queremos con este festival, finalmente, que vuelva pronto, porque es único, sencillamente.

Anuncios